Cocinar con vino

Existen diversas formas de darle sabor a las comidas, una de ellas es utilizar vino, sustituyendo, una parte del agua o caldo de la preparación, por vino.

Frecuentemente el vino es usado en la culinaria para preparar salsas y marinar carnes o pescados.

Agregar vino en las recetas tiene varias ventajas como por ejemplo realza el sabor de los alimentos permitiendo disminuir el uso de sal y otro tipo de condimentos, que muchas personas no pueden comer.

Por otra parte, las salsas elaboradas con vinos son de una textura más liviana y un sabor,  más o menos intenso, que dependerá del momento en que el vino es incorporado.

Es imprescindible utilizar vino de buena calidad, ya que a medida que el alcohol de evapora si no es un buen vino el sabor no será intenso, sino que muchas veces puede darle un sabor desagradable al platillo.

El vino que se agregará a un platillo debe ser el suficiente para intensificar sabores, por ello normalmente un vaso de vino mediano es la medida ideal para una salsa. Por otra parte, se debe tener en cuenta que durante la cocción todo el alcohol se evapora y sólo quedará el suave gusto y perfume del vino.

Lo ideal es utilizar vinos de color intenso y que no sean ácidos, cuanto más añejo el vino mejor quedará la receta.

Si va a servirse vino en la comida, lo más adecuado es que sea el mismo que se utilizó para cocinar el platillo, para evitar que sabores diametralmente opuestos causen un efecto contrario al deseado.

El vino siempre debe hervir durante la cocción de esta forma se eliminará por completo el gusto del alcohol. Por ello, si la receta lleva poco tiempo de cocción lo correcto es colocar primero el vino dejarlo hervir unos minutos y luego incorporarlo a la preparación principal.

El vino es un aliado ideal para ablandar carnes duras, en estos casos se corta la carne en trozos y se vierte sobre ellos un poco de vino, luego se deja reposar la carne una horas antes de proceder a preparar la receta.

El pollo y los pescados suaves se preparan con vino blanco y los pescados más fuertes y carnes rojas quedan excelentes con salsas de vino tinto.