El ajo, alimento curativo

AjosEl ajo, planta originaria del centro de Asia, tiene multitud de aplicaciones medicinales, no solo se emplea como condimento en la cocina. Desde siempre se le ha atribuido la capacidad de prevenir múltiples enfermedades, así como la curación de muchas afecciones. Por eso, nunca viene mal conocer un poco sus aplicaciones terapéutica, para incluirla en nuestra dieta si no está, y hacer un esfuerzo por consumirlo.

Para empezar el ajo es beneficioso para todas las enfermedades del aparato respiratorio. Es el remedio natural que combate la hipertensión (aunque se necesita este alimento a dosis muy altas), y es un fluidificante de la sangre: sería útil en personas que han sufrido alguna trombosis o embolismo, así como otros problemas vasculares, evitando que puedan desencadenarse fenómenos similares por segunda vez.

Es un excelente hipolipemiante, es decir, actúa disminuyendo el colesterol malo (LDL). Es un antibiótico y antiséptico natural, y actúa estimulando las defensas. Es útil para la eliminación de parásitos. Es un remedio en las personas que padecen de ácido úrico, reduciéndolo. También actúa protegiendo a las arterias de su calcificación. Es estimulante, ayuda a eliminar líquidos retenidos (efecto diurético), así como expectorante, ayudando a expulsar mucosidades retenidas en el arbol bronquial.