La cocina cubana

congriLa cocina cubana, como buena heredera del mestizaje de sabores, mezcla ingredientes de origen europeo con los sabores del Caribe… en sus platillos se integran África, América y Europa.

El plato nacional cubano es el ajiaco criollo: una mezcla de vegetales y carnes de diverso origen que se cocinan juntos.

Los componentes más importantes del ajiaco criollo son las llamadas “viandas”   y el “sofrito”; el primero es el conjunto de hortalizas feculentas como la yuca, la  malanga, mazorcas de maíz, naranja, calabaza y boniato (camote). El sofrito es el condimento compuesto de cebolla, ajo, tomate (jitomate) cebollino (cebollín) orégano, sal y ají (chile, pimiento picante).

El arroz y los frijoles son también parte importante de la cocina cubana; se suelen mezclar con otros ingredientes que potencian su sabor . El arroz cocinado con frijoles rojos da origen al congrí, pero si se mezcla con frijoles negros recibe el nombre de moros con cristianos.

El arroz también se prepara con carne de cerdo frita o asada, con rebanadas de plátano verde ligeramente machacadas y fritas que reciben el nombre de chatinos o tostones.

También hay picadillo de res y chicharrones de cerdo. Otro guiso propio de esta cocina caribeña es el Potaje, hecho con arroz de grano largo, frijoles de cualquier color, lentejas o garbanzos.

Los cubanos gustan mucho de los fritos en su cocina, pues no sólo las patatas (papas) sino también el plátano y hasta el boniato (camote) son preparados de esa manera.

La cocina cubana, isleña como es, también es prodiga en ingredientes del mar: peces como el pargo, la sierra, el pámpano y el atún son preparados de diversas maneras.